Etiquetas: ,

Actualizado 10 de octubre de 2019.

Una maloclusión dental se produce cuando los dientes no ocluyen, es decir, que no encajan de manera adecuada entre la parte superior e inferior, pudiendo tener un origen dentario o esquelético.

La corrección de las maloclusiones dentales evita problemas en la articulación temporomandibular o ATM e incluso la pérdida de piezas.
Aquí tienes más información sobre disfunción ATM o temporomandibular >>

  • Maloclusión dental de clase I: En estos casos la mordida tiene un buen engranaje pero pueden haber ciertas piezas que presenten rotaciones, espacios entre ellas, apiñamientos, etc.
  • Maloclusión dental de clase II: En estos casos los dientes o el hueso del maxilar superior se encuentran en una posición muy avanzada con respecto a la mandíbula. Esto produce un alto riesgo de traumatismo dental en los incisivos superiores.
  • Maloclusión dental de clase III: Al contrario que en la clase II los dientes inferiores y/o el hueso mandibular se encuentran en una posición más avanzada con respecto al maxilar y sus piezas. Este tipo de maloclusión genera desgastes excesivos del esmalte como consecuencia de presentar una mordida invertida, y por tanto, hipersensibilidad dentaria.
    Aquí tienes más información sobre hipersensibilidad dentaria >>

El tratamiento en la maloclusión tipo II y III dan un gran resultado estético, lo que hace aumenta la autoestima del paciente.

En cada una de estas maloclusiones, podemos encontrar otro tipo de mordidas que se consideran perjudiciales, como son:

  • Mordida cruzada. Se puede dar en uno o varios dientes, como es el caso de la clase III en la zona de los dientes anteriores. Se da cuando los dientes superiores engranan por dentro con respecto a los inferiores, lo que se denomina mordida invertida. Estos tipos de mordida suelen producir problemas e incluso dolor a nivel de la articulación temporomandibular o ATM.
    Aquí tienes nuestros artículos publicados sobre disfunción ATM o temporomandibular >>
  • Mordida abierta. Esta mordida puede aparecer en la parte anterior o en sectores laterales. Sobre todo lo veremos en la zona anterior, y surge cuando los dientes superiores no cubren lo suficiente a los inferiores, dejando un espacio entre ellos. Normalmente, tienen un origen en los hábitos, como succión digital o interposición lingual durante la deglución.
    Aprende más sobre los problemas generados por la succión digital >>
  • Mordida profunda o sobremordida. En este caso, los dientes superiores cubren en exceso a los dientes inferiores, pudiendo generar traumatismo en la encía de la región del paladar posterior a los incisivos superiores.

Para tu tranquilidad, en Clínica Stoma tenemos experiencia probada y profesionales cualificados para solucionar este tipo de problema bucal. Pide cita en nuestras clínicas:

Clínica dental Stoma de Móstoles

Clínica dental Stoma de Alcorcón