Etiquetas: , , ,

Actualizado el 23 de mayo de 2019

La succión del pulgar es un reflejo natural en los niños porque chupar objetos hace que se sientan seguros y felices y a los más pequeños también puede calmarles y ayudar a que concilien el sueño

Pero después de la erupción de los dientes permanentes, puede causar problemas en el crecimiento adecuado de la boca y alineación de los dientes.

La fuerza de succión determina si habrá, o no, problemas dentales. Si el pulgar está pasivamente en la boca, hay menor riesgo que si se chupa vigorosamente.

Generalmente este hábito se abandona entre los 2 y 4 años.

Aquí tienes algunos consejos para quitar este hábito:

  • Felicitar al niño cuando no lo haga.
  • Averiguar la causa, a veces es porque se sienten inseguros.
  • Vendar el dedo pulgar o poner un calcetín en la mano por la noche.
  • Cubrir el pulgar con alguna sustancia amarga.
  • Cuando el niño es mayor, se le debe involucrar en la elección del método para dejar esta costumbre.

Tu odontopediatra le puede aconsejar colocar algún tipo de dispositivo en la boca para quitar este hábito.