Etiquetas: , , , ,

Actualizado 5 de julio de 2019.

Aunque las aftas bucales suelen desaparecer al cabo de unos días sin necesidad de aplicar ningún tratamiento, se puede reducir la molestia que ocasionan hasta que desaparezcan

Los productos farmacéuticos, como enjuagues bucales, son efectivos para aliviar el dolor producido por la llaga. Anestésicos locales como la lidocaína al 2%.

Los enjuagues para el tratamiento de las aftas bucales deben ser suaves, y se pueden preparar en casa con una mezcla de agua templada y sal, con la que se realizarán dos o tres enjuagues diarios.

Evita alimentos muy calientes o condimentados, o muy ácidos, como los cítricos.

Mientras persista es importante mantener una higiene bucal adecuada.

Después del cepillado, se pueden emplear colutorios que contengan agentes antisépticos, que actúan contra las bacterias presentes en la boca.

Prevención de las aftas bucales

La manera más eficaz de prevenir la reaparición de las aftas bucales es tener una alimentación equilibrada, evitar situaciones que generen ansiedad o estrés, y cuidar nuestra higiene bucal.

Además, pueden tomarse algunas medidas preventivas respecto a los alimentos que consumimos, tratando de evitar comidas ácidas, picantes, o excesivamente condimentadas.