Etiquetas: , ,

Actualizado 5 de julio de 2019.

Aunque el esmalte de los dientes es el tejido más duro del cuerpo humano, también se puede romper

Esto puede ocurrir por un golpe, por morder algún alimento demasiado duro o utilizar los dientes para algo para lo que no han sido diseñados como por ejemplo abrir botes, etc.

Si sucede esto, no hay que asustarse, la odontología tiene muchos recursos para reparar un diente roto y recuperar la estética de la sonrisa.

Lo indicado es acudir cuanto antes al dentista para impedir más daños en el diente como por ejemplo una infección ocasionando su pérdida.

Llegado el caso, esto es lo que puedes hacer:

  • Si el diente fracturado es un incisivo se debe introducir en suero fisiológico o leche y acudir al dentista.
  • Si hay dolor tomar un analgésico o antiinflamatorio, comer alimentos blandos e intentar no morder o masticar con la pieza rota.
  • Si han quedado bordes cortantes, hay que tener cuidado de no lastimarnos la lengua, el labio o la mejilla.

Para la reparación del diente hay que tener en cuenta:

  • La reconstrucción del diente puede ser simple o complicada, según el estado en que haya quedado.
  • Si el fragmento es pequeño, se puede reparar con una resina del mismo color que el esmalte.
  • Si es grande, se elimina lo que queda y se cubre con una corona dental que protege el diente y mejora su estética.

Otra solución es una carilla dental que es una lámina de porcelana o resina, del color de los dientes, que cubre toda la parte frontal y que puede tener una porción de mayor grosor para reemplazar la parte del diente roto.