Etiquetas: ,

Actualizado el 21 de mayo de 2019

Un accidente frecuente en los niños es la fractura de una pieza dentaria, principalmente los incisivos centrales superiores también llamados «paletas»

Este traumatismo puede ser leve, como una fractura simple o grave, cuando se presenta una fractura acompañada de avulsión de la pieza que es la salida de la pieza dentaria de su alvéolo.

El dolor es el problema a vencer inicialmente pero al pasar unos días y con la desaparición del dolor, el problema pasan a ser sus compañeros de colegio, que pueden comenzar a molestarlo y puede acarrear problemas psicológicos.

Gracias a las resinas compuestas, material de uso frecuente en odontología, este problema no debe afectar a los niños. Existen técnicas y resinas estéticas que permiten al odontólogo realizar una restauración muy natural.

En nuestra clínica tuvimos el caso de un niño de 10 años que tuvo un accidente en una piscina, un caso muy frecuente, y se fracturó el incisivo central superior permanente. Se reconstruyó la pieza dentaria empleando resinas lo que permitió que no se llegue a diferenciar de la pieza dentaria vecina que va a presentar cambios en su morfología con el paso del tiempo. Esto no se podría hacer en el caso de haber puesto una corona de porcelana.

La naturalidad de la forma, textura y color logrados en el diente fracturado fue increible.

Este esfuerzo merece siempre la pena porque ¿hay algo más bonito que ver a un niño sonreír?