En muchas ocasiones, el tener los dientes mal posicionados no es solo una cuestión estética, podemos estar ante un problema de mordida, generando una masticación del todo lesiva. Una maloclusión puede estar generando dolores en la articulación mandibular (ATM), así como dolores musculares cuello y cabeza.

Vamos a despejar tus dudas de los diferentes tipos de ortodoncia.

¿Qué tipos de brackets existen?

Los brackets son pequeños cuadrados que van a ir pegados sobre la superficie de cada diente, estos tiene una ranura central por el que se introducirá un arco que es el que obligará al diente a colocarse en su posición ideal.

  • Brackets convencionales: estos brackets son metálicos, de acero, y sirven para tratar malposiciones dentarias en niños y adultos. Estos van a necesitar de unas gomas, las cuales pueden ser del color que prefiramos, que van a permitir que el arco o alambre permanezca sujeto al bracket y ejerza una presión sobre el diente que permita que este se mueva a la posición correcta. Estos resultan los menos estéticos debido a su color metálico sobre la superficie blanca del diente.
  • Brackets autoligado: estos también son metálicos, pero en lugar de necesitar una goma de color, llevan una tapa que al cerrarse consigue que el arco aplique fuerza sobre el diente. Son brackets mucho más pequeños que los convencionales (hasta un 40%) y consiguen ejercer fuerzas mucho más ligeras sobre el diente, por lo que resultan mucho más cómodos. Estos, sobre todo, están indicados para maloclusiones complejas y pacientes periodontales.
  • Brackets estéticos: son exactamente iguales que los brackets convencionales, salvo que están fabricados de cerámica o cristal de zafiro, lo que les da una estética blanca similar a la superficie del diente. Estos brackets son más discretos que los metálicos, pero van a seguir necesitando gomas que serán de color transparente, y un arco o alambre que será de acero u otro metal. Hay que ser muy cuidadosos en el día a día con estos brackets, dado que el tipo de material del que están hechos corre el riesgo de fracturarse, además de teñirse ante comidas muy pigmentadas.
  • Brackets linguales: también son brackets metálicos como los convencionales pero van a ir pegados sobre la superficie interna de cada diente. Esto va a hacer que nadie note que llevas ortodoncia, pero al ir en contacto con la lengua continuamente va a generar interferencias con la lengua, afectando al habla.

¿Qué es la Ortodoncia Invisible?

La ortodoncia invisible no necesita brackets ni alambres de ningún tipo, por eso a día de hoy resulta el tratamiento de ortodoncia más estético y cómodo del mercado, pues van a adaptarse al estilo de vida del paciente.

Se trata de una serie de fundas removibles transparentes diseñadas totalmente a medida de cada paciente. Al abrazar todas las caras de cada diente, permiten generar movimientos sobre los dientes muy eficaces.

Entre los alineadores invisibles, el sistema más puntero es Invisalign. Las férulas o fundas se van a diseñar a partir de un software de última generación llamado Clincheck que va a permitir al paciente y al ortodoncista tener una visión más gráfica de la evolución y finalización del caso.

Las férulas de Invisalign se van a ir cambiando conforme se vayan produciendo los movimientos deseados sobre los dientes, pero para llegar a resultados óptimos deben permanecer en boca durante 22horas al día, permitiendo ser retiradas de la boca para comer y cepillarse los dientes.

Al no necesitar alambres ni brackets, Invisalign no produce las molestas rozaduras o llagas típicas de los brackets. Además que no afectan al habla, por lo que permite libertad al paciente para hacer vida normal mientras las férulas le devuelven una estética a su sonrisa.