Etiquetas: , , , ,

Actualizado 5 de julio de 2019.

Existen soluciones para los casos que necesitan un tratamiento de implante pero existe algún problema con la cantidad de hueso del paciente

Un implante dental es una pequeña pieza de titanio, que se introduce en el hueso sustituyendo la raíz del diente perdido.

En pacientes que tienen poco hueso, se pueden colocar implantes dentales con la ayuda de injertos en el hueso es decir,
si hay poco hueso donde poder realizarlo, se puede preparar con un tratamiento especial para luego colocar el implante.

Las ventajas del implante de titanio es que no provocan ningún tipo de alergia y además que las posibilidades de que no se logre osteointegración, es decir que el implante dental no se suelde con el hueso son realmente bajas.

Cuando la osteointegración ocurre el implante queda fijo y muy firme, cumpliendo funciones de un diente o molar natural.

Cualquier persona que tenga su dentición desarrollada (a partir de los 18 años) puede tener un implante dental.

Ni siquiera en casos de diabetes, periodontitis, hipertensos, osteoporosis, enfermos cardíacos hay limitaciones. Pero siempre se busca que la persona esté compensada y se pide informe al médico que atiende su caso.