Etiquetas: , , ,

Actualizado 5 de julio de 2019.

Los problemas de salud dental en los enfermos de Alzheimer pueden producir dolor y comportamiento incontrolable

Una buena salud dental permite comer y digerir los alimentos más fácilmente para un paciente con mal de Alzheimer, lo que mejora su calidad de vida.

Las necesidades dentales de los pacientes de Alzheimer a menudo se descuidan y la mala memoria del paciente resulta en el olvido del cuidado dental. La medicación pueden causar «boca seca» crónica que es la disminución del flujo saludable de saliva, facilicatndo la formación de caries. Además los pacientes y sus familiares pierden contacto con el dentista porque están centrados en otros problemas de salud.

Si estás cuidando a alguien que sufre de mal de Alzheimer, aquí hay algunos consejos y técnicas de la Asociación de Alzheimer para ayudar a su ser querido a mantener una buena salud bucal:

  • Cepillar los dientes dos veces al día.
  • Para que la limpieza de los dientes sea menos pesada, busca un cepillo de dientes que el paciente pueda manipular y que también sea fácil de usar para ti y otros cuidadores si la persona necesita ayuda. Un cepillo de dientes eléctrico puede ser una buena opción, si el paciente puede tolerar la sensación de vibración.
  • Si la pasta dental hace que el proceso sea más difícil, omítela.
  • Pregunta al dentista si el paciente puede usar un gel con flúor o un enjuague para mantener el esmalte dental resistente.
  • Usar hilo dental una vez al día. Un porta hilo puede facilitar el uso del hilo dental a quienes no son muy hábiles con los dedos. Los palillos especiales son una buena alternativa si el paciente aprieta los dientes.
  • Consulta al dentista acerca del uso de una solución antimicrobiana para proteger las encías y sobre cualquier punto conflictivo que debas vigilar.
  • Limpiar la boca y la dentadura postiza después de cada comida.
  • Algunos pacientes con mal de Alzheimer no tragan bien. Limpia la boca del paciente eliminando cualquier resto de alimento y enjuágala después de cada comida. Usa un cepillo de dientes con cerdas suaves y cepilla suavemente las encías y el paladar del paciente.
  • Examina visualmente los dientes y encías del paciente una vez al mes. Si las encías sangran o están inflamadas o enrojecidas, el paciente puede tener enfermedad de las encías y tendrá que visitar al dentista.
  • Programar visitas frecuentes al dentistauna vez diagnósticcado de mal de Alzheimer.
  • Ten una lista actualizada de los medicamentos del paciente para su dentista y para todos los trabajadores de cuidado de la salud.
  • Acude a un dentista lo antes posible si el paciente tiene dificultad o dolor al masticar o tiene mal aliento.

En Clínica Stoma somos especialistas en la salud bucal.