Etiquetas: , , ,

Actualizado 5 de julio de 2019.

Los quistes dentales maxilares son bastante frecuentes y se suelen encontrar, con o sin presencia de dolor, en una exploración radiológica rutinaria o por la aparición de una pequeña fístula en la encía a nivel del diente en el que se encuentra

Tras una infección latente, caries o un golpe en el diente, la pulpa dental puede morir y desarrollar un quiste en la raíz del diente, que destruye el hueso alrededor.

Es muy importante tratar este tipo de lesiones porque la inflamación crónica y el aumento del quiste puede producir una fístula o un granito en la encía en la raíz del diente por donde el contenido purulento sale al exterior.

El tratamiento de los quistes dentales suele comenzar por la realización de una endodoncia o tratamiento de conductos, puesto que es la pulpa dental la que se encuentra dañada y posteriormente, la exéresis del quiste, que es el procedimiento quirúrgico para extirpar un tejido.

El cirujano valorará en cada caso los tratamientos complementarios necesarios con el objetivo de poder salvar el diente dañado, como la regeneración de tejido utilizando técnicas ricas en factores de crecimiento (PRGF).

Una vez realizado el tratamiento se deberán realizar controles posteriores para vigilar la evolución del diente.