Etiquetas: , , , ,

Actualizado 5 de julio de 2019.

Esisten varios motivos para realizar una extracción de dientes. Aquí te damos una idea de ello

La causa de extracción de dientes puede ser debida a:

  • Caries avanzada.
  • Infección que ha destruido gran parte del diente o el hueso que lo rodea.
  • Falta espacio para todos los dientes.
  • Dientes retenidos que sólo erupcionan parcialmente.
  • Bacterias que se acumulan a su alrededor que pueden causar una infección.

Los dientes retenidos intentan salir presionando, pudiendo dañar las raíces de los dientes adyacentes y su extracción previene las infecciones y el daño a dientes próximos.

¿Cómo se extraen los dientes?

El odontólogo estudiará los antecedentes médicos y odontológicos y realizará radiografías.

Las radiografías indican el grado de dificultad y el odontólogo estimará si lo derivará al cirujano bucal.

Antes de la extracción se anestesiará la zona.

En una extracción simple el odontólogo afloja el diente con la ayuda de un instrumento llamado elevador y luego lo extrae con fórceps.

¿Qué debo hacer después de la extracción?

Es fundamental mantener el área limpia para prevenir infecciones.

El odontólogo te pondrá una gasa estéril, que morderás durante 30 minutos para reducir el sangrado.

En las 24 horas siguientes no fumar ni enjuagarse la boca vigorosamente ni limpiarse los dientes en el sitio de la extracción.

Es lógico cierto grado de dolor y malestar después de la extracción.

Tu odontólogo te recetará un analgésico.

La aplicación de una bolsa de hielo en la zona externa de la cara durante períodos de 15 minutos puede aliviar el malestar.

Es recomendable no hacer actividades vigorosas y evitar los líquidos calientes.

El día siguiente a la extracción, el odontólogo te sugerirá que te enjuagues con agua salada.

Normalmente, el malestar desaparece entre los 3 días y 2 semanas.

Si hay dolor prolongado o severo, inflamación, hemorragia o fiebre, llama inmediatamente a tu odontólogo.