Elegir dentista puede ser fácil si sabes cómo.

Porque tu boca no está de oferta

Experiencia

 

En todas las profesiones la experiencia es determinante para obtener los mejores resultados.

Como el camino más corto y seguro para el tratamiento de la boca es tratarla como un todo, en vez de parchear soluciones parciales, solo un profesional con la suficiente experiencia puede ofrecértelo.

Buena comunicación

 

Es importante que el odontólogo pueda explicarte el problema que tienes y la forma en que se desarrollará tu caso. Podrá responder tus dudas y miedos.

Deberá tener un equipo que ofrezca un trato amable y de calidad.

Planificación

 

Es imposible realizar un buen tratamiento sin una meticulosa planificación. Para poder planificar el desarrollo de tu caso se debe realizar un correcto diagnóstico. Si se falla en la planificación se está planificando fallar.

Asegúrate de que la planificación es a largo plazo.

Estética dental

 

La excelencia en estética dental ni es fácil ni de bajo coste. Asegúrate de la suficiente experiencia y compromiso del profesional que te trata.

Sé prudente.

Correcta formación

 

El odontólogo debe ser un profesional titulado y colegiado.

Un porcentaje de los tratamientos se están realizando por personas sin las debidas credenciales.

Para evitar esto te sugerimos que consultes en el colegio de odontólogos de tu ciudad.

Buenas señales

 

Como en todos los servicios profesionales, existen soluciones y prótesis de muy diferentes calidades y acabados, lo cual muchas veces justifica considerables diferencias de precio.

Un buen diagnóstico toma tiempo y una atención meticulosa a los detalles.

Signos de alerta

 

Desconfía de clínicas que prometan resultados “milagrosos”, “rápidos”, “sin molestias”, “baratos”, “procedimientos exclusivos”, “garantía de por vida” o cualquier otro ofrecimiento que no es real.

Exige ante todo seriedad.

Opciones financieras

 

Es importante tener varias opciones y facilidades a la hora de planificar el pago (y a ser posible, pagos aplazados sin intereses).

Muchas veces por ganar a los pacientes y hacer los tratamientos “al alcance de sus bolsillos” se cotizan precios bajos.

Este precio bajo normalmente esta dictado por calidades y acabados inferiores.

Si tiene dudas sobre el tratamiento sugerido,
no dude en visitar a otros profesionales.