La lactancia materna y los maxilares

lactancia y caries

La lactancia materna promueve una buena relación entre los maxilares

No sólo tiene beneficios nutritivos, inmunológicos y emocionales, también favorece el correcto posicionamiento de las arcadas dentarias y con ello, una buena oclusión.

Los bebés al nacer presentan una mandíbula “pequeña” en comparación con el maxilar superior.  Al succionar del pecho la mandíbula avanza, obteniéndose una mejor relación entre el maxilar y la mandíbula.

También facilita la respiración nasal ayudando a un correcto posicionamiento de la lengua, ayuda a una correcta forma del paladar y aumenta el flujo de salivar.

Lactancia prolongada y caries.

La lactancia materna y su relación con la caries es un tema  controvertido.

Por ser una enfermedad infecciosa multifactorial, no existe ningún factor que la ocasione  por sí solo.

Sin embargo, la mayoría de madres que dan el pecho  durante la noche (momento de mayor susceptibilidad al ataque bacteriano ya que el flujo salivar es casi nulo), no limpian los dientes después de la toma, aumentando el riesgo  de caries.

Existen otros factores que aumentan el riesgo de caries como por ejemplo: niños que se despiertan varias veces por la noche a comer (pecho o biberón); tiempo que el niño se duerme con el líquido en la boca; consumo de alimentos azucarados.

Cada niño presenta un riesgo diferente a desarrollar enfermedades (incluida la caries), por ello es aconsejable revisiones periódicas con su odontopediatra ante la aparición de los primeros dientes de leche.

Nuestros especialistas le aconsejarán sobre el cuidado dental infantil.

Consúltenos su caso.

Clínica Stoma Móstoles 91 618 83 84 ó Clínica Stoma Alcorcón 91 611 13 14

 

 

Facebook Twitter Google+ Pinterest RSS