Consejos para el cuidado de la dentición temporal

Publicado por | 7 marzo 2013 | Odontopediatría, Portada | Sin comentarios

Es importante que el niño se habitúe desde pequeño a mantener un cuidado adecuado de su boca mediante unas buenas costumbres adquiridas en casa, y mediante la visita periódica al dentista.

Para el cuidado de la dentición temporal debemos aumentar la resistencia del diente contra la caries mediante la aplicación de flúor y selladores de fisuras.

 

¿Como evitamos las causas que producen caries?

Controlando la dieta

Los principales alimentos productores de caries son aquellos en cuya composición participan los denominados hidratos de carbono (azúcares).

Lo importante no es la cantidad de hidratos de carbono ingeridos a lo largo del día, sino cuándo y con qué frecuencia se ingieren, así como su consistencia.

Los alimentos blandos y pegajosos son más peligrosos que los sólidos no pegajosos y sobre todo si se ingieren antes de acostarse, ya que por la noche disminuye la cantidad de saliva que se segrega.

Controlando la higiene:

 Es fundamental un cepillado correcto después de cada comida, y sobre todo antes de dormir.

El niño pequeño no puede lograr una técnica de cepillado efectivo; por tanto, es mejor que un adulto le cepille los dientes. Una buena forma de hacerlo, y que al mismo tiempo permite al niño mantener su independencia, es dejar que se cepille los dientes él solo por la mañana y que los padres le hagan el cepillado por la noche.

Consejos a los padres

  • Para que la boca de un niño se desarrolle debidamente, los dientes temporales (de leche) deben estar sanos.
  • La primera visita del niño al dentista es la más importante. El objetivo principal es que disfrute con ella y que vuelva con gusto.
  • En casa no le dé excesiva importancia a la visita al dentista y evite comentarios negativos. Debe evitar decir cosas como “No duele”, “No te hará daño”, “No te van a pinchar”
  • Después de la primera consulta es preferible que los padres aguarden en la sala de espera. La razón principal es que así se permite al dentista establecer una relación directa y estrecha con el niño.
  • No se preocupe si el niño llora. Llorar es una reacción normal frente al miedo, y algunos niños se asustan de cualquier cosa nueva o extraña
Facebook Twitter Google+ Pinterest RSS